Los elementos del interior del vehículo inspeccionados en la ITV

El acondicionamiento interior es uno de los capítulos del Manual de Procedimiento de Inspección de las Estaciones de ITV. Desde AEMA-ITV explicamos por qué el correcto estado de elementos como el cinturón de seguridad, los airbags, los asientos o los testigos del cuadro de mandos son esenciales para la seguridad de todas las personas que viajan en el vehículo.

Cuando acudimos a alguna de las más de 70 estaciones de ITV de la Comunidad de Madrid, sus profesionales, además de inspeccionar elementos como los frenos, neumáticos o motor, también comprueban el interior del vehículo para verificar que cumple con las condiciones técnicas necesarias para una circulación segura.

Desde la Asociación de Entidades para la Inspección Técnica de Vehículos de la Comunidad de Madrid, te explicamos los principales componentes básicos relacionados con la seguridad vial que se comprueban en el capítulo de “acondicionamiento interior” del vehículo.

El cinturón de seguridad de cada asiento es clave para la seguridad pasiva del vehículo, sobre todo en caso de siniestro vial ya que su papel es frenar el cuerpo en el impacto. Su revisión durante la inspección técnica se realiza de la siguiente manera: el inspector de ITV saca, en toda su extensión, la cinta del cinturón para comprobar que no tiene algún tipo de rotura. A continuación, verifica la homologación del mismo y que los tres puntos de anclaje están en correcto estado.

En relación con los airbags, las estaciones de ITV se centran en la comprobación del testigo de avería, que indica si existe alguna anomalía en cualquier elemento que compone el sistema. Si el citado testigo está encendido en el cuadro de mandos del vehículo, quiere decir que hay una deficiencia que se debe subsanar.

Los asientos, en caso de siniestro vial, mantienen estable el cuerpo de las personas que viajan en el vehículo, al igual que el cinturón de seguridad y los airbags. Por ello, es importante comprobar que estén correctamente anclados al vehículo.

Este capítulo también incluye la revisión de los testigos del sistema de alumbrado. Es decir, se comprueba el funcionamiento de los intermitentes y la señal de emergencia, las antinieblas delanteras y traseras, así como la propia iluminación del cuadro de mandos. AEMA-ITV recuerda que es en el citado cuadro de mandos donde también se encuentra el conocido testigo MIL, que cuando su luz está encendida indica que hay algún fallo en el motor.

Bajo porcentaje de defectos en elementos del interior del vehículo

Durante el año 2023, de los 2.385.079 vehículos inspeccionados en las ITV madrileñas, 19.916 presentaron defectos graves en el capítulo de acondicionamiento interior, es decir, tanto solo el 0,8%. Se trata de uno de los capítulos con menor porcentaje de defectos graves de entre los que se comprueban durante la inspección técnica.