¡Hoy es el Día del Perro! ¿Sabes cómo llevar correctamente a tu mascota en el coche?

La movilidad de las mascotas es un asunto que preocupa cada vez más a las autoridades de tráfico. No es de extrañar si tenemos en cuenta que en España hay más de 13 millones de mascotas censadas, la gran mayoría perros y gatos. Sólo en la Comunidad de Madrid, casi 1,3 millones. Son muchos los propietarios de mascotas que utilizan sus coches para desplazarlas. Y no siempre emplean los sistemas adecuados para hacerlo sin comprometer su seguridad ni la del resto de ocupantes del vehículo.

Según algunos estudios, hasta el 20% de los hogares españoles, el 16% en el caso de los madrileños, tienen una mascota en casa. Si es tu caso, ¿cómo la llevas cuando viajas con ella en coche? De la misma forma que los pasajeros deben ir bien sujetos no sólo por su seguridad si no también por la seguridad de otros, ya que en una colisión pueden salir disparados y generar lesiones más graves, lo mismo pasa con las mascotas que deben ir de forma adecuada para no sufrir riesgos ni generarlos.

Los mejores sistemas de transporte para mascotas

La mejor forma de llevar mascotas, según explica la Dirección General de Tráfico (DGT), si son pequeñas, es en un transportín ubicado en el suelo del vehículo. Como tienen poco espacio la energía del impacto es absorbida pronto y apenas se deforma el habitáculo del animal, que solo sufre lesiones leves. Si el accesorio es de mayores dimensiones y no cabe entre los asientos, se puede colocar en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha. Para mayor seguridad, lo óptimo es combinar este sistema con la rejilla divisoria, colocada entre los pilares de la estructura del coche, separando la cabina del portaequipajes.

La opción de un solo enganche no es recomendable porque resulta frágil y el mosquetón se puede romper con un perro que ronde los 22 kg. Es necesario recordar que, en caso de un choque frontal a unos 50 km/h, las mascotas que no vayan sujetas llegan a multiplicar en hasta 35 veces su propio peso. Es decir, un perro de 20 kg podría superar la media tonelada, debido al conocido como “efecto elefante”. De ahí que sea necesario sujetarlos adecuadamente. Es decir, para perros más grandes que superen esos 20 kg, lo recomendable es que viajen en un transportín ubicado en el maletero, pegado a las plazas traseras, y de forma transversal. Como medida añadida, también es útil que instalemos, como apuntábamos más arriba, una rejilla protectora que divida la carga de los ocupantes.

Sanciones de entre 100 y 200 euros

Además de por un tema de seguridad, recuerda que la DGT impone unas multas económicas que oscilan los 100 euros -si el animal en cuestión va suelto en el coche- y podrían llegar a alcanzar los 200 si el animal está situado en el habitáculo del conductor.

¿Y qué ocurre si te encuentras con un animal en medio de la carretera? A sólo 60 km/hora, colisionar con un animal como, por ejemplo, un jabalí, puede tener consecuencias fatales. Es como si estuvieras golpeando un objeto de 3.500 kilos.

Por eso es importante llevar a punto los sistemas de seguridad activa y pasiva del vehículo, especialmente los neumáticos, frenos, amortiguadores y luces. ¡Esa es la fundamental función social de la ITV! Garantizar que los vehículos que circulan por nuestras carreteras están en las condiciones técnicas adecuadas para hacerlo con seguridad.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *